Rosa María Turcios / Corresponsal /

Muchas personas  quieren tener un cuerpo brillante y dorado cada vez que se asoma la tan esperada época de verano.  ¿Cuántos de nosotros  pagamos una fortuna para tener ese tono dorado en nuestra piel sin saber el riesgo que se corre al hacerlo equivocadamente?. Tomar un poco de sol puede ser incluso saludable para la piel, ya que  mejora la constitución muscular y disminuye la presión sanguínea.  Sin embargo, el  exceso de sol causa  muchos daños.  Desde una quemadura de primer grado hasta cáncer de la piel si no lo tomamos en serio.  El bronceado artificial solo altera la pigmentación de las células muertas de nuestro cuerpo,  brindándoles un color rojizo-cobrizo hasta que las quema a tal grado de destruir las capas de la piel y provocando cáncer. Es importante evaluar los riesgos que se corre al actuar equívocamente.

Pensamos en ti y por eso te damos nuestros secretos de cómo tener un bronceado admirable pero sobre todo saludable:

¿Qué debemos comer?

Vitamina A: Facilita el tono moreno al exponerse al sol y protege la piel de la resequedad. Estos dos beneficios los encontramos en las zanahorias, maíces, toronjas y todas las verduras que tengan un color rojo o anaranjado.

Vitamina C: Es un gran potencial de los antioxidantes, ayuda a las cicatrizaciones de piel y lo podemos encontrar en frutas como  las fresas y naranjas.

Omega 3: Reduce las quemaduras de piel e incluso ayuda a prevenir el cáncer de la piel. Estos beneficios los podemos encontrar en los en los frutos y semillas secas.

Hidrata la piel.

Aplícate cremas hidratantes y descarta todas aquellas que contengan alcohol ya que con estas la piel se reseca y la podría manchar debido a que los rayos de sol se alteran con estos productos.  Que no se te olvide colocarte protector solar de acorde a tu tipo de piel.

No se vale.

Evita los rayos de sol del mediodía. Esto se recomienda ya que a esa hora el sol está en su maxima intensidad. Está comprobado que de 12:00 a 16 :00 horas no es recomendable el bronceado ya que lejos de que te vayas a broncear, mancharás y quemarás la piel.

Es recomendable que tomes las primeras horas de la mañana y las últimas horas de la tarde. Esto te dará un tono dorado espectacular y que durará por días sin correr riesgos de quemaduras.

 ¡Mucha Agua!

Ingiere líquidos para no tener deshidratación después del sol. Al hacerlo estamos ayudando a que nuestra piel regrese a su estado natural y lo más importante regenera sales minerales que son importantísimas para nuestro funcionamiento. Es recomendable ingerir 4 litros de líquido como agua pura, gelatinas, agua con gas y jugos naturales, ya que con esto ayudarás a tu cuerpo a recompensar un día soleado.

Recuerda que un brillo perfecto no únicamente se hace notar en el color dorado  de la piel , se ve en la actitud que demuestres ante la vida y lo mucho que puedas brillar ante  las adversidades que se te presenten.  Lo más importante en este verano es que disfrutes el minuto dorado que la vida te presenta con amigos, familia e incluso contigo mismo.

Queremos lucir bien con un buen bronceado, pero recordemos que lo debemos hacer saludablemente, conociendo e informándonos de las ventajas y desventajas que esto tendrá en  nuestra salud.

Compartir

Otros artículos de interés