By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

brain1

Estimado Señor Presidente:

Vuelvo a dirigirme a usted sin necesitar que me identifique con su costoso equipo, luego de haber asistido a las manifestaciones llevadas a cabo en la Plaza de la Constitución puesto que, a diferencia suya, sé hacerme responsable de mis actos.

Hace un par de años hice público mi descontento sobre su mala gestión en cuanto al tema de salud.  Recuerdo perfecto que usted decía que  “para garantizarle medicina a todos no hay los recursos, eso no es nuevo y eso ya lo sabemos”.  Lo irónico es que hoy sabemos que esos recursos existen y que quizá lo único coherente que usted nos ha dicho a lo largo de estos años fue lo que afirmó justo antes de  tomar el poder: “Han llegado funcionarios a servirse del pueblo en lugar de llegar a servir”.

Su incompetencia, su ambición y sus ansias de poder, Señor Presidente, ha cobrado vidas humanas, ha dejado niños huérfanos, a madres abatidas por el dolor de ver morir a un niño, algo que va totalmente en contra de las leyes naturales de la vida.  Pero, ¿cómo pretender que usted comprenda el orden natural cuando se ha dedicado a corromperlo desde siempre, tratando de hacer responsables a otros?.  “En el hospital nunca hay nada” es la excusa que siempre damos, pero la pregunta aquí sería ¿cómo le explicamos a los familiares de nuestros pacientes que ellos murieron porque no había un marcapaso en la emergencia, porque no hay un laboratorio de hemodinamia adecuadamente equipado para atenderlo tras un infarto, porque no habían medicinas o porque no habían los insumos necesarios para realizarles la operación que les habría salvado la vida; mientras usted y sus funcionarios llenan sus arcas a sus anchas, compran mansiones, salen de viaje, invitan amigos y toda esa asquerosidad que hoy ya es pública y usted, siendo el máximo dirigente de este país no sólo no hizo nada para evitarlo sino es parte de esta estructura criminal?

Es evidente que a usted y a la exvicemandataria nunca les importó construir “la Guatemala que todos soñamos” sino el patrimonio de ensueño que garantizaría su futuro a costa del de las mayorías.

Y dejando a un lado mi profesión y como ciudadana le pregunto, ¿cómo es posible que habiendo toda esa cantidad de dinero disponible, en mi país haya 1.8 millones de personas analfabetas, que el 47% de los estudiantes de primaria abandonen la escuela ya sea porque ésta se encuentra muy distante, porque son  excluidos por “el sistema” o simplemente porque se ven obligados a trabajar?.  “Sabía Usted”  que este hecho repercute directamente en que en este país sólo 3 de cada 100 guatemaltecos tengan acceso a la educación universitaria y esto, a su vez, limita directamente las posibilidades de desarrollo socioeconómico del 97% de la población. Probablemente lo sepa, pero como sus nietos pueden ir a un colegio privado y serán del 3% privilegiado que llegue a la universidad, no le interesa reparar en este hecho.

Que muera una persona asesinada ya es un hecho tan común entre los guatemaltecos, que pocos se sorprenderán al saber que en mi país hay alrededor de 15 homicidios al día.  Después de su campaña de seguridad, ¿cómo explicaría usted, Señor Presidente, que  la mayoría de estos (sino es que todos) queden impunes y que de 44 países con mayor violencia hacia las mujeres, Guatemala ocupa el segundo lugar con mayor índice de femicidios?

Todo lo anterior dista tanto del “País que todos queremos” que me parece insensato, un insulto, que usted, desde que iniciaron las investigaciones dirigidas por el comisionado,  nos haya hecho un llamado a la cordura.  Lo único cuerdo y sensato aquí es que sea responsable, evalúe el contexto y se dé cuenta de la realidad.  Entonces podría evidenciar que tristemente hace 2 años no me equivoqué, que tenía razón, que las acciones irresponsables de “algunas personas”, como usted mismo lo citó entonces, están llevando a que este país se caiga a pedazos y que por lo mismo el puesto les quedó sobrando.

Lo que sí es diferente de entonces es que nosotros, Guatemala, no vamos a dejar que usted, la ex -vicemandataria o cualquier otro aprovechado que quiera venir a gobernarnos nos la quiera arrebatar. Estamos cansados de ser sus juguetes, de que en un país tan rico haya gente tan pobre y que, para colmo, politiqueros vivan a costillas de ellos.  Esto se acabó.

No espero que me responda,  tengo claro que eso no va suceder.  Mi única esperanza radica en que se haga responsable de sus propias palabras que hoy pronunció diciendo que “dará la cara” y que  vaya a la dignidad que todo ser humano tiene como persona y #RenuncieHoy.

Victoria Galán

 Imagen

About the Author
Related Posts

Alberto Pradilla y Andrea Godínez Foto: Simone Dalmasso   Una madre entra en la comisaría de Ciudad...

Después de vivir indocumentado en Estados Unidos durante 13 años, Erlen Mendoza, un guatemalteco...

Carlos Muñóz / Brújula El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de...

Leave a Reply